28 de marzo de 2013

Nuestras primeras navidades.

En navidades Claudia estuvo constipada. Lloraba porque no podía respirar y se ahogaba mientras dormía. Mi casa estaba entera adornada y a Claudia le encantaba. Ponía unos ojos enormes con las luces de navidad del árbol  y cuando me ponía a jugar con ella con las guirnaldas le encantaba.
En nochebuena al ser tan pequeña y prematura no podíamos sacarla de casa y meterla en ambientes con mucha gente porque tanto estímulo era malo para ella, a sí que la pasamos en casa solos. Eso sí, nos divertimos a lo grande. Mi hermana se disfrazó de angelito y Claudia y yo de Mamá Noel. El traje le estaba enorme y eso le hacía estar más graciosa. Fueron las primeras fotos que nos hicimos en familia y noté lo felices que estábamos todos gracias a ella. Papá Noel le trajo un sonajero, su segundo juguete. Mi madre ya le compró al darla el alta un móvil de peluche que si pulsas las teclas suena.


La nochevieja la celebramos en casa de mi abuela con mi familia materna, como cada año. He acabado y he empezado el 2013 de la mejor manera posible. Con Claudia en brazos. Tenía miedo de que la diese por llorar mientras estábamos con las uvas o que la tocase comer y no me dejase tomármelas, pero se portó bastante bien. Nos entraba la risa a todos con los ruiditos que hacía. El primer segundo del 2013 la di un abrazo, un beso, y la dije que la quería. Fue increíble.
Los reyes se portaron bastante bien con ella, he de decir que tengo una familia genial. A Claudia la llamábamos "ranita", porque siempre tenía las piernas en posición de ranita encogida cada vez que dormía, por eso le regalaron bastantes ranas. Cada vez que abría un regalo suyo y veía una ranita me empezaba a reír. Le trajeron una ranita con botoncitos que canta, otra para el carrito que si tiras de ella se ríe y se encoge. Una muñequita con su nombre en la frente, un osito para la cuna que si tiras de su cuerda canta una nana, y una muñequita-sonajero. Además, mi abuela materna nos regaló dodotis y tarros de leche. También nos llegaron regalos de vecinos de familiares, ropa para ella y otras tantas cosas más.
Fueron las mejores navidades de mis 16 años con diferencia, sabía que jamás olvidaría esos días tan especiales a su lado. Eran las primeras navidades con mi pequeña. Las primeras de muchos, muchos años. 

3 comentarios :

  1. ¡Qué gran familia tienes!
    Chica, eres genial. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Escribes muy bien, enganchas. Un único fallo y consejo: eres muy laísta, es un fallo algo común pero queda muy feo. Si te cuesta saber cuándo es "la" y cuando es "le", sólo tienes que cambiarlo por "lo". Ejemplo: si vas a escribir "la di el biberón", y no sabes si es "la" o "le", cámbialo a masculino, como si fuese un niño. Quedaría "lo di el biberón", y ahí ves que no se escribe así, sino que en esa frase va "le". De verdad que me gusta mucho tu blog, sólo es una pequeña corrección y, si de paso lo lee más gente que no sepa, pueden corregirlo también.
    Un beso para Claudia y para ti :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, soy de Madrid, y aquí todos hablamos con muchísimo laísmo... Es parte de nuestro acento. No sabemos corregirlo, puesto que todos hablamos así, nos entendemos entre nosotros, y nadie nos corrige. Estamos acostumbrados, y aunque intento evitarlo muchas veces, me cuesta.

      Eliminar