13 de mayo de 2013

Felices 6 mesecitos mi niña.

Hoy Claudia cumple 6 meses, parece que fue ayer cuando la tuve por primera vez entre mis brazos.
Con la llegada del calor tuve que comprarle varios pijamas finos y empezamos a ponerle ropa de verano. También tuve que comprar una sombrilla para el carro. 
Ya coge cualquier cosa y se las mete todas a la boca, y cuando nos ve a nosotros comer mira nuestra comida para que así la demos, y cuando está despierta se pone a gritar mirando la tele para que le pongamos dibujos. Estrenamos con ella sus primeros zapatitos y estaba super graciosa. Le quitamos los pendientes de la farmacia y le pusimos unos nuestros, y la verdad es que si antes estaba guapa, con estos aún más. Fue el cumpleaños de mi hermana y cuando lo celebramos con sus amigas me imaginé cómo sería llevar a Claudia a cumpleaños y estar con madres mayores que yo, me veo pidiéndome un menú infantil con ella. 


Todo el que la conoce me dice que es una niña encantadora, aunque al principio te mira con cara rara, a la mínima que le dices hola ya está sonriendo. Hay veces que tiene pesadillas y se despierta llorando, pero la cojo, la pongo mejilla con mejilla y se queda tan tranquilita, es en plan... "Gracias mami, ahora sé que estás aquí". También está aprendiendo a chillar más fuerte que antes y a hacer ruidos con la boca y la garganta, y hay algunos que son insoportables, pero ella tan feliz. 
Cuando le hacemos cosquillas no para de reírse, y cuando hacemos lo de… “Andando, andando, andando, al trote, al trote, al trote… AL GALOPE GALOPE GALOPE”, se ríe aún más, lo mismo que pasa con la canción de “palmas palmitas...”
Tuve que cambiarle la minicuna por una cuna normal. Se tira todo el día dando patadas y al despertarse las pega más fuerte para quitarse las mantas, y la minicuna se meneaba para todos los lados y al ser de mimbre un día de estos se rompía y la niña se caía, y como comprenderéis, no quiero que le pase nada. Mi madre y yo nos desesperamos montándola. Tornillo aquí, tornillo allá, desmontándola una y otra vez.... Pero quedó preciosa, y aunque la niña es muy pequeña y la cuna le está enorme ella es tan feliz ahí dentro.
Ya está rompiéndole la encía y empieza a notarse un piquito, pero sigue sin querer mordedores. Le pusimos en la bañera por primera vez un patito y a la pobre le daba miedo soltarse para cogerlo por si se caía.
Cuando llora o quiere llamar la atención grita “aaaayyy, aaaayyyy” y cuando se sorprende o ve algo que le gusta pone los ojos enormes, saca morros, y empieza… OOOHHHH. Total, que soy una madre más que no para de presumir de hija, pero vamos, con lo bonita y graciosa que es... Como para no hacerlo. 

Hace seis meses, a estas horas, estaba mirándola como una tonta y con una sonrisa enorme, una sonrisa, que no se ha quitado ni un sólo momento desde que está aquí conmigo. Porque realmente gracias a ella encontré lo que de verdad es ser feliz.

No hay comentarios :

Publicar un comentario