29 de julio de 2013

¡Al agua patos!

Después de muchos meses de espera, Claudia por fin pisó una piscina por primera vez, y la verdad es que fue genial. 
Las primeras veces que bañamos a Claudia en su bañera cuando era pequeñita lloraba muchísimo, no le gustaba, pero después le acabó gustando bastante, y ahora que empezaba a sentarse sola, jugar con sus patitos, y bañarse conmigo le encantaba, por lo que supuse que también le gustaría la piscina. 
El día que fuimos a la piscina Claudia miraba todo alucinando. Llegamos al césped, la puse sobre su toalla y estaba feliz, tenía una sonrisa enorme, se ponía a rodar por todas las toallas, a mirar cómo se movían los árboles y a coger ramitas del suelo. Yo tenía mucho miedo de que se quemase o le diese una subida de calor, a si que le puse su gorrito y la llené entera de crema, la pobrecita se quedó blanca, ahora entiendo por qué mi madre me llenaba tanto de crema cuando era pequeña.

15 de julio de 2013

8 meses ya, que se dice pronto.

Después de mucha espera, este mes empecé a darle a Claudia aspitos y pan. Cuando le enseñamos un aspito se vuelve como loca, eso sí, las galletas son su debilidad, le encantan, pero al final se las tengo que quitar porque acaba con trozos muy pequeños, y eso hace que saque su genio y se ponga a llorar, porque esa es otra. Yo soy una persona con mucho genio que se enfada y grita por cualquier cosa, pero sin duda mi hija me supera el doble. Cada 10 minutos en mi casa se escucha un grito que dice... "¡CLAUDIA!", y ahí está ella, haciendo de las suyas. 

1 de julio de 2013

¡Verano!

Muchos de vosotros estabais deseando estas vacaciones para terminar los exámenes y tener libertad, pero aunque yo no he estado estudiando este año, también quería que llegasen. Como ya sabéis la mayoría, este curso tuve que dejarlo en el primer trimestre. Estaba en 1º de bachillerato y el parto iba a ser para navidades, por lo que yo iba a poder seguir estudiando sin problemas, hasta que hubo complicaciones y el parto se adelantó a noviembre. Claudia, como ya he contado por aquí, estuvo ingresada un mes en el hospital por ser prematura y yo iba cada día a cuidarla. Eso hizo que el resto del 1er trimestre lo perdiese, a si que mis profesores me aconsejaron darme de baja este curso para que mis notas no afectasen a mi media de selectividad y empezar de nuevo en septiembre, y así hice. Será difícil, pero con esfuerzo y dedicación todo se saca, y como hasta ahora, tendré tiempo de estudiar y de estar con mi hija, es cuestión de organizarse.