13 de septiembre de 2013

10 meses junto a ti.

Hoy es otro día más que me paso recordando cómo empezó todo. El día que la tuve por primera vez entre mis brazos, su primera noche en casa, su primera sonrisa, su primera palabra. Hoy, Claudia hace 10 meses, 10 meses cada uno mejor que el anterior.
Si en la entrada donde os contaba los 9 meses de Claudia os dije que ya se ponía de pie y daba pasitos, ahora en esta donde os hablaré de este último mes os digo que quiere estar todo el día de pie, si la sentamos llora y hace fuerza con las piernas para ponerse de pie o por lo contrario se estira para llegar al suelo, aunque aún no sepa andar.

Fueron las fiestas del pueblo de mis abuelos y fuimos, y me encantó ver la cara de Claudia alucinando con todas las luces que había. En una de las atracciones había un pitufo gigante y ella se tiraba para cogerlo. Ahora se pasa todo el día balbuceando y siempre estoy intentando averiguar qué dice. Me ha parecido oírla decir mama, guagua, agua, tata, baba, bubu, yayo... La he llegado a entender incluso decir gay y lidia, y luego sus habituales grititos y ruidos que hace, que ahora ha aprendido a hacer pedorretas cuando se enfada, morderse el puño cuando se pone nerviosa, y mover la lengua para todos los lados haciendo ruidos raros. Como cada mes intento que aprenda algo nuevo, y ahora estoy enseñándole a hacer los cinco lobitos y cuando se lo hacemos se mira la mano como diciendo... "¿Cómo lo harán?" 
Ya sabe gatear, o bueno, mejor dicho, reptar a su manera. Cada vez lo hace mejor y más rápido y es capaz de llegar a cualquier lado impulsándose con las piernas, levantándo el culo y girando sobre sí, pero es tan bestia que no podemos dejarla en el suelo, solo en algo blando, porque al impulsarse aprieta con la cabeza en la superficie en donde esté y como la pongamos en el suelo es capaz de partirse la nariz. Hace unos días empezó a ponerse de rodillas apoyándose sobre las dos manos (como el gateo normal) y me da la sensación que dentro de nada empezará a gatear.
Salió anunciado en la tele un libro junto con un dvd de Mickey Mouse, y cada vez que salía ese anuncio y Claudia lo veía se le iluminaba la cara, total, que como madre mimosa que soy decidí comprárselo y se puso muy contenta. En el tema de los concursos y sorteos... Sí, volvimos a ganar. Esta vez fueron unos tarritos de frutas Nestlé. 
Hace unos días averigüe una cosa. A mi hija le gusta Michael Jackson y Queen. Mi madre estaba escuchando música sobre ellos y viendo vídeos y Claudia se quedaba embobada escuchándoles, y cuando la canción se terminaba empezaba a llorar hasta que le poníamos otra. Pero no sólo le gustan estas grandes leyendas... También le gusta Abraham Mateo, o por lo menos, le gusta su canción de señorita y se queda embobada mirando como bailan.
Tiene una extraña afición por los cojines y los papeles. Los cojines se los pone en la cabeza y "juega" al cucu trás, y los papeles los rompe, los tira, y se divierte más que con cualquier juguete. Y hablando de tirar cosas... Yo he conocido niños malos, y desde un principio sabía que mi hija iba a ser una de ellas, pero... ¿Tanto? No os podéis imaginar lo mala que es y lo que me puedo reír con ella. Imaginaros un bebé sentado en su trona jugando con varios juguetes, de golpe escucháis un... "eh, eh" (porque sí, parece que lo hace aposta para llamar la atención y que la miremos), miráis al bebé, coge un muñeco, estira la mano haciendo como que lo va a tirar, os mira, le miráis, sonríe, lo tira, y se ríe. ESA ES MI HIJA. Es que no os podéis imaginar la cara de mala que pone cuando tira algo y nos toca agacharnos a recogerlo, pero es que me es imposible enfadarme con ella y sólo puedo reírme, es mi bichito.

Pequeña, chiquitina, bebé, enana... Todos esos adjetivos se le empiezan a quedar pequeños, cada vez va siendo más mayor, y por lo tanto, mayor es mi sentimiento hacia ella, un sentimiento que por muchas horas que me pase escribiendo, por muchos besos que la de, y por muchos te quiero que la diga, no puede describirse. Ahora entiendo esa frase de "no hay amor tan grande como el de una madre a su hijo", porque así es, cada día que pasa, me enamoro más de ella.
"Tienes que ser madre para entender lo que es amar sin esperar nada a cambio."

3 comentarios :

  1. Hola Lydia que tal veo que Claudia preciosa, que bien que disfrutes los momentos de tu hija, se pasan volando.Tu amor ira creciendo a medida que tu hija se haga mayor .Lo bueno de ser mama tan joven es que creces a la par que tu hija con el tiempo te daras cuenta ,lo menos bueno es que renuncias a otras cosas de la edad,pero la recompensa es mayor tu no lo ves ahora pues eres muy joven , pero yo me he visto al igual que tu.Tu tienes mucha suerte pues tus padres te están ayudando, criar a un hijo sola es difícil.Vive prepárate para tener un buen trabajo y cuidar a Claudia,mil abrazos para las dos de esta humilde mama que fue adolescente como tu y te invita a que le des tu amor incondicional por siempre a tu hija Claudia besosos desde Sevilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, muchísimas gracias, me encanta leer comentarios de este tipo de otras madres que fueron adolescentes. La verdad es que sí, aunque he tenido que renunciar a muchas cosas ser madre es lo mejor que me ha pasado, no lo cambio por nada. Espero tener un buen trabajo en un futuro para dar la vida a mi hija que se merece. Un beso desde Madrid, seguro que tú también fuiste y eres una gran madre.

      Eliminar
  2. De nada Lydia aquí me tienes para lo que necesites,cuidate que si tu esta bien Claudia también besos desde Sevilla.

    ResponderEliminar