31 de diciembre de 2014

¡Adiós!

Gracias a todos por acompañarme durante estos años en esta bonita aventura, gracias por leerme día tras día, por apoyarme, por aconsejarme, por hacerme sentir tan bien, por sonreír con cada experiencia de mi hija, por alegrarnos a las dos, pero esto se acaba aquí. 

Mi vida estos últimos meses ha sido muy ajetreada y no tengo tiempo para volver por aquí y escribir. Ni tiempo, ni ganas. Hemos pasado el segundo cumpleaños de mi hija muy felices, ¡rodeados de adornos y regalos de PeppaPig! He empezado 2º de bachillerato con mucha fuerza y, aunque mis notas no son tan altas como las del curso pasado, sigo aprobando y manteniéndome en mi línea. Con mis amigos y amigas me va genial. Mi hija se cayó de la silla y se rompió un diente, pero está bien, se le caerá dentro de unos años con el resto de dientes y le saldrá uno perfecto. Nos tocaron más de 200€ en la lotería de Navidad. Me he vuelto a tatuar, esta vez 4 golondrinas en el omoplato derecho por mis abuelos. Mis Navidades están yendo genial al lado de mi hija, mi familia y mi novio. Papá Noel nos ha regalado muchas cositas y los Reyes Magos tienen muchas cosas preparadas para mi hija. Actualmente puedo decir que soy feliz, muy feliz. Me va bien en los estudios, en la salud, en las amistades, en la familia y en el amor. ¡No podría irme mejor! Pero no puedo seguir por aquí. No quiero convertir esta red social en mi trabajo, quiero escribir porque de verdad tenga ganas y, actualmente, no las tengo. Tenía aún muchas ideas y temas de los que escribir, pero ya no tengo esa ilusión que tenía antes en el blog. Siento que tengo otras cosas mucho más importantes que hacer, ¡y es que tampoco tengo tiempo para escribir! No sé si volveré dentro de unos meses, años o quizás esto sea un adiós definitivo. Sea lo que sea, os recordaré con mucho cariño.

Podéis seguir en contacto conmigo a través de Ask (http://ask.fm/Fuckingpromises) e Instagram (http://instagram.com/lydia9613), donde subo fotos mías y de mi hija con mucha frecuencia.

Espero que estéis pasando unas felices navidades y empecéis el 2015 con mucha alegría al lado de la gente que de verdad os quiere. Gracias de nuevo por estar detrás de esa pantalla dándome tantísima fuerza. Jamás olvidaré esta etapa de mi vida compartida con vosotros.


Estoy segura de que a mi hija le encantará leer todo este espacio que le dediqué, con vuestros mensajes de apoyo incluidos.


Os quiere, Lydia.

8 de noviembre de 2014

Entrevista a unos abuelos jóvenes.

Hace una semana os pedí que me mandaseis por mi Ask una serie de preguntas que queríais hacerle a mis padres sobre mi maternidad, mi vida o Claudia, como si fuese una especie de entrevista para conocer también su punto de vista siendo abuelos tan jóvenes. En cada respuesta os pondré si la ha respondido mi madre, poniendo al lado "madre", o si la ha respondido mi padre poniendo al lado "padre".
De todas las preguntas que me mandasteis (más de 100), escogí las que más interesantes me parecieron y eliminé aquellas que me parecían muy personales o aburridas. También hubo algunas que, al ser del mismo tema, las junté en una sola pregunta.
Por si alguno se hace un lío con los nombres que aparecerán en las preguntas y respuestas, quiero aclarar que yo me llamo Lidia, mi hija se llama Claudia, y mi hermana pequeña Ainhoa.
Aquí os dejo una serie de preguntas hechas por vosotros mismos con la respuesta tal cual está dicha por mis padres, ¡espero que os gusten!

19 de octubre de 2014

Síntomas de embarazo.

Sé que hay muchas chicas que me leen y creen estar embarazadas, así que esta entrada va por vosotras.
Los síntomas de embarazo son parecidos -por no decir los mismos- que los premenstruales. Y... ¿Sabíais que os podéis quedar embarazadas, estando embarazadas? Es la llamada superfetación. Es raro que se dé, pero no imposible.

7 de octubre de 2014

Técnicas de estudio.

Para empezar quería pediros perdón por actualizar el blog tan poco, pero ahora con los estudios a penas tengo tiempo para meterme al ordenador y ponerme escribir, espero que lo entendáis. Intentaré actualizar siempre que tenga un hueco libre, podéis ponerme en los comentarios qué temas queréis que trate relacionados conmigo, mi hija, o la maternidad. 

Ya llevo un mes de instituto, y aunque el comienzo fue algo difícil  poco a poco me voy acostumbrando. Los temarios son muy amplios y complicados, pero sé que con esfuerzo y un estudio constante podré aprobar, o al menos lo intentaré. 
El año pasado comencé a seguir unas pautas de estudios y me fue muy bien con ellas, ya visteis los resultados que obtuve a final de curso de los cuales estoy muy orgullosa. ¿Queréis saber cuáles son mis técnicas de estudio? Aquí os las dejo:

17 de septiembre de 2014

Miedo, angustia, estrés, nervios... ¡2º de bachillerato!

Sí, como bien dice el título hace unos días empecé 2º de bachillerato, aquel curso que describen como el peor de todos y que la mayoría temen, incluida yo. Desde que empecé a tener conocimiento de la existencia de esa famosa prueba llamada selectividad comencé a tener miedo a este curso, a esa prueba, a verme incapaz de superarla y de conseguir entrar en la carrera que siempre he querido.
A pesar de tener ese miedo dentro de mi veía ese curso muy lejano, pero como de un abrir y cerrar de ojos se tratase, ese curso ya está aquí.

4 de septiembre de 2014

¡Que corra la tinta!

Sí, como dice el título, hace unos días volví a sentir cómo entraba la tinta en mi piel. El 2 de septiembre me hice un nuevo tatuaje.
Ya os conté cómo fue mi experiencia con mi primer tatuaje (podéis leerla aquí). Fue en la muñeca y era el nombre de mi hija junto al día que nació. Al igual que compartí con vosotros esa experiencia también quiero compartir esta nueva.


26 de agosto de 2014

Muestras y regalos para bebés y embarazadas.

Cuando me enteré de mi embarazo y al nacer mi hija me registré en todas las páginas sobre bebés que encontré. A raíz de esto me empecé a dar cuenta de que hay muchísimas webs que regalan cosas para el bebé, para la mamá, hacen sorteos, envían muestras... Y eso es algo que agradecemos muchísimo todas las madres.
Ahora voy a poner una serie de páginas web que conozco donde tanto embarazadas, como madres, y como futuras embarazadas podréis utilizar para conseguir cositas para vuestros hijos.


16 de agosto de 2014

El día a día de una madre adolescente en vacaciones.

Hace unos meses os hablé de cómo era mi día a día siendo madre, adolescente y estudiante a la vez, algo bastante complicado. Esta vez vengo a hablaros de mi día a día en estas vacaciones, aunque no todos los días son iguales y siempre hay variaciones.


-10:00 am. La hora varía bastante de unos días a otros, pero normalmente mi hija suele despertarse a estas horas.  Se despierta, se pone de pie en su cuna y dice "mamá" hasta que ve que poco a poco voy abriendo los ojos. Sin dudas este es el mejor despertador de todos. Me levanto, le doy un buen besito de buenos días y algunos días la acuesto en mi cama un ratito más, otros nos vamos al salón para desayunar. 
Para desayunar le doy su bol de leche con cereales mientras nos ponemos a ver Mickey Mouse, Peppa Pig, Jake y los piratas, Doctora juguetes, o cualquier serie o dibujo animado en el que aparezca algún perro, le encantan y se vuelve como loca gritando '¡GUAU GUAU!'.

20 de julio de 2014

¡Premio para mi blog!

Tal vez esto os parezca raro para aquellos que no se mueven por el mundo de Blogger, pero hay personas que dan una especie de premios a otros blogs por su diseño, su forma de escribir, sus entradas, sus imágenes, etcétera, hay infinidad de premios.

Andrea, autora del blog "Historia de una primeriza" ha dado a mi blog el premio llamado "One Lovely Blog Award" en el que hay que responder una serie de preguntas. Desde aquí darle las gracias, me ha hecho mucha ilusión.
Ahora, ¡vayamos con las preguntas!


1 de julio de 2014

Mi experiencia con un bebé prematuro.

Como ya sabéis la mayoría, mi hija fue prematura, nació con 32 semanas y 4 días de gestación es decir, 7 meses.
Nació prematura por una serie de problemas como disgustos, ansiedad, estrés... Y además, yo tenía inserción velamentosa del cordón umbilical, que también causa partos prematuros.
Al ser mi hija prematura y pasar por diversos problemas tuvo que estar ingresada en el hospital durante un mes. Estuvo 9 días en la UCI, y 20 días en Intermedios, otra sala donde están los niños menos graves.
Aquí os dejo los link donde podéis ver su paso por la UCI (Aquí) , por Intermedios (Aquí) , y cuando le dieron el alta (Aquí).

24 de junio de 2014

Se terminó el curso... ¡Por fin!

Para empezar quería pediros perdón por haber tardado tantísimo en subir una nueva entrada, pero he estado muy ocupada con los exámenes finales, con mi hija, y con las ventas que estoy haciendo por internet. Para el que aún no lo sepa, estoy vendiendo llaveros, imanes, huchas, marcos, y cubos de hama, marcapáginas personalizados, baberos personalizados a punto de cruz, y chupetes de adorno, si alguien está interesado puede entrar aquí: PedidosLidia y ver las imágenes, precios, etc. Obviamente, todo el dinero que consiga irá directamente para mi hija.

Ahora sí, ¡POR FIN HE ACABADO EL CURSO! Aún se me hace raro pasarme las tardes sin un libro entre mis manos.

16 de mayo de 2014

Amigos... O no.

Si algo he aprendido desde que soy madre, es que si alguien te quiere también se quedará a tu lado en los malos momentos.

Hoy os voy a hablar de la amistad, algo tan grande y a la vez tan frágil.
De pequeña yo era una niña que fuese donde fuese hacía amistades con cualquier persona. Me acercaba a alguien y le decía: “Hola, me llamo Lydia, ¿quieres ser mi amigo?”. Según iba creciendo era cada vez más vergonzosa y me costaba muchísimo hacer amigos, pero una vez que los tenía tarde o temprano ocurría algo que hacía que acabásemos separándonos. Supongo que el haberme llevado tantas decepciones a lo largo de mi vida ha hecho que sea una persona tan desconfiada. Me cuesta muchísimo dar mi confianza a alguien, porque normalmente una vez que se la doy, la acaban destrozando.

4 de mayo de 2014

Feliz día de la madre.

Cuando te das cuenta de que vas a ser madre te surgen multitud de preguntas, como si sabrás hacerlo bien, si serás capaz de hacer frente a todo, o incluso si serás capaz de cambiar un simple pañal. Después de más de un año siendo madre aún no encuentro palabras exactas para explicar lo que es, lo que llegas a sentir, y la cantidad de sentimientos y experiencias que vives a diario. Y es que esto de ser madre no viene con ningún manual de instrucciones, esto tienes que aprenderlo por tu propia cuenta y por tus propias experiencias. Hoy es el día de la madre, pero... Realmente, ¿qué es ser madre?

Ser madre no es sólo aguantar las nauseas de los primeros meses de embarazo, también es hacer esa cita a ciegas cada vez que vas a verle cuando te hacen una ecografía o escuchas su corazón. Ser madre no es sólo lucir tripa de embarazo en tus últimos meses, también es aguantar esos dolores antes, durante y después del parto. Ser madre no es sólo sentirte cada día más gordita y ver que tu ombligo parece un botón, también lo es el notar las primeras pataditas de tu bebé indicando que todo está bien. No sólo es recibir la enhorabuena y comentarios animándote, también es ser capaz de hacer frente a los comentarios negativos que puedan decirte tengas la edad que tengas, y saber afrontar los malos momentos que puedan llegar.

25 de abril de 2014

Curiosidades sobre mí.

Como muchos ya sabéis, a la derecha de este blog he puesto una pequeña encuesta con 4 temas diferentes sobre los que escribiré. Vosotros podréis votar y el que más votos reciba será sobre lo próximo que escriba.
En esta entrada os contaré una lista de cosas sobre mi y de mi vida, para que me conozcáis un poco mejor.

- Me llamo Lydia, tengo 17 años, y, como se puede ver en este blog, soy madre adolescente de una preciosa niña llamada Claudia.
-Me llamo así por mi padre, eligió mi nombre porque un jugador del Atlético de Madrid, su equipo favorito, había tenido una hija que se llamaba Lidia.
- Desde pequeña he recibido insultos por mi físico. De pequeña era algo gordita, y ya sabéis cómo son los niños (y no tan niños) de crueles. Con los pasos de los años fui adelgazando, pero la gente siempre buscaba algo sobre mi para insultarme. Creo que después de todos estos años ya me he acostumbrado, por eso cualquier insulto sobre mi físico ha dejado de afectarme.
- Con 10 años me caí de un tobogán y me rompí el cartílago del crecimiento de la muñeca derecha. Me pusieron escayola, pero como me la hicieron muy alta y no podía doblar el brazo me la tuvieron que cortar. Me la cortaron con tijeras y los picos que dejaron me hicieron herida. Era pleno verano y tuve que soportar el dolor/picor. Me quedó cicatriz y aún la tengo.
- Mis muñecas son muy pequeñas, puedo rodearlas con los dedos de la otra mano y me sobran. Siempre que me regalan pulseras tienen que descambiarlas o arreglarlas.


11 de abril de 2014

Un año con vosotros.

Sí, aunque parezca mentira este blog ya tiene un año. Un año en el que todos vosotros me habéis visto crecer, habéis visto crecer a mi hija, como poco a poco me iba convirtiendo en madre, habéis visto mi vida, mi día a día, experiencias juntas, momentos inolvidables, y todas las cosas que yo he querido contar por aquí. 
Este blog empezó como una forma de desahogo, de escribir mi historia. Había visto muchos blogs de otras madres adolescentes y no tan adolescentes, a si que dije, ¿y si hago yo uno con mi historia? Me encantaba escribir, a si que escribir aquí como si fuese un diario sería genial. Quería mostraros lo que realmente es la vida de una madre adolescente, sin cámaras delante, simplemente, desde mi propia experiencia, desde la realidad. Y quién sabe hasta dónde llegará este blog, pero si os soy sincera me haría ilusión que el día de mañana mi hija lo leyese.
Cuando esto comenzó pensaba que tan sólo me leerían 2 o 3 personas, total, ¿a quién le iba a importar lo que yo contase aquí? Pero estaba equivocada. Jamás me iba a imaginar que tantas personas de cualquier parte del mundo me iban a leer. De España, Venezuela, México, EEUU, Canadá, Argentina, India, Perú, Colombia, Francia, Chile, Rusia, Reino Unido, Irak... Parece mentira que gracias a internet lugares que parecen tan lejanos estén a un simple click.
Para los que llevan leyéndome desde el principio sabéis que las primeras semanas escribía dos entradas al día, pero poco a poco las ideas y las novedades iban disminuyendo. Luego empecé a escribir una vez a la semana, y ahora, una vez cada dos semanas.

28 de marzo de 2014

La desesperación del estudiante.

Hace unos meses os hablé de mi vuelta al instituto, de cómo me habían aceptado mis compañeros, de mis notas en el trimestre anterior, y de lo difícil que me había sido acostumbrarme a ser madre, adolescente, y estudiante todo a la vez, una mezcla que con sólo leerla asusta. A pesar de la dificultad que ello conlleva y lo difícil que se me hizo acostumbrarme de nuevo a estudiar después de tomarme un año sabático obtuve muy buenos resultados, pero este trimestre las cosas se volvieron el doble de difíciles.
Las vacaciones de Semana Santa son en abril, pero en mi instituto decidieron cortar el 2º trimestre a mitad de marzo y que así el 3º no fuese tan largo, aunque haciendo esto lo que ha ocurrido es que el 2º trimestre fuese demasiado corto y tuviésemos todos los exámenes del tirón. En enero y febrero tenía exámenes muy de vez en cuando, pero en marzo ya vino el caos. Estuve dos semanas enteras con exámenes, uno cada día. No tenía tiempo para estudiar, para organizarme, para prepararme los exámenes, y lo único que me salía era llorar. No me veía capaz de sacar buenas notas, no sabía qué estudiar ni por dónde empezar.
El ambiente en mi clase seguía igual que siempre, todos hablábamos con todos, seguían igual de simpáticos conmigo, seguimos celebrando los cumpleaños de los demás igual que hicieron conmigo, y en carnaval nos disfrazamos la mayoría de enfermeras y nos reímos muchísimo, pero aún así este trimestre la desesperación y el estrés pudieron conmigo. 
Aunque mis notas no son malas sí son más bajas que el trimestre anterior, cosa que me ocurre siempre en el 2º trimestre. Cada vez que sacaba un 7 lloraba, cada vez que tenía un resultado más bajo de lo esperado me echaba a llorar, me entraba rabia saber que llevaba tanto tiempo esforzándome para un examen, creer que me ha salido bien y que luego no sea así. Pero sin duda mi mayor desesperación y mi comienzo para empezar a hundirme anímicamente fue un examen de matemáticas que hice a mediados de febrero.

14 de marzo de 2014

16 meses: Mi pequeño bichito.

Ayer mi hija, Claudia, hizo 16 meses, y cada vez me queda más claro que la frase "Los niños cuando se aproximan a los 2 años de edad son más rebeldes" tiene razón.
Como ya os conté en la entrada donde hablaba de los nuevos avances de Claudia, ya sabe andar, o mejor dicho... Correr. Tenía muchas ganas de que mi hija empezase a andar, aunque todos me advertían que una vez que empezase a hacerlo yo acabaría agotada detrás suya, y así es. Mi hija se recorre la casa en unos minutos. Corre de un lado a otro, se sube a los sitios, cierra puertas, abre cajones, coge su ropa, tira sus juguetes... O sino cuando se esconde y me toca buscar por toda la casa para encontrarla. Hace unas semanas estaba en mi habitación terminando de hacer unos deberes y mi hija estaba jugando con mi hermana al escondite. Terminé de hacer todo lo que tenía que hacer, salgo para ir al salón y veo algo moviéndose debajo de la cuna de mi hija, yo claro, asustadísima me agacho con miedo y me la encuentro ahí, de rodillas, y me suelta: "¡HOLA!" No os podéis imaginar lo que me pude reír en ese momento.
Otra anécdota muy divertida que ha hecho mi hija hace unos días fue que que yo estaba estudiando en mi habitación y empecé a escuchar "ayuda, ayuda, llama a la abuela". Pensaba que sería el vecino, a si que me fui corriendo a decirle a mi madre lo que estaba escuchando. Cuando pasé por el salón me giré y vi a mi hermana encerrada en la terraza y mi hija riéndose. ¿Adivináis ahora quién era la que pedía ayuda? Sí, era mi hermana, mi hija la había dejado ahí y ella tan feliz. Como podéis ver mi hija es un bichillo, pero me encanta ver esa cara de pillina que pone cuando hace algo malo.


21 de febrero de 2014

Entrevista para una mamá adolescente.

Hace unas semanas una chica que también es mamá se puso en contacto conmigo para hacerme a mi, y a otras madres, una especie de entrevista para posteriormente, publicar algunas de las respuestas de todas nosotras en su blog y enseñar a los demás lo que es ser madre adolescente desde diferentes puntos de vista. Podéis verlo aquí. 
Yo en esta entrada os dejo todas mis respuestas a las preguntas que ella me hizo, espero que os gusten. 

¿Cómo te enteraste de que estabas embarazada? ¿Con quién estabas? ¿Cómo reaccionaste?
Me enteré un 12 de octubre, a las 11 de la mañana, en el hospital con mi padre.
Llevaba ya una temporada sospechando que estaba embarazada y tenía bastantes síntomas. En el fondo sabía que estaba embarazada, pero no quería admitir que lo estaba, así que decidí que un médico lo dijese por mí. Una noche le dije a mi madre lo que me estaba pasando y que me llevase al hospital. A la mañana siguiente me llevó mi padre y ahí nos enteramos.
Reaccioné mal, muy mal. Tenía miedo, no sabía qué hacer, no sabía lo que iba a pasar ahora con mi vida.

¿Cuál fue el motivo que te llevó a tomar la decisión de seguir adelante con tu embarazo?¿Tuviste miedo?
Algo dentro de mí me decía que ese bebé se acabaría convirtiendo en lo mejor de mi vida. Desde el momento en que me enteré de mi embarazo quería continuar con él. Era mi hija, mi sangre, y la primera vez que sentí sus pataditas empezó a crecer un sentimiento en mí.
Por supuesto que tenía miedo, tan sólo era una niña cuando me enteré de mi embarazo, ni siquiera sabía si podría continuar con mis estudios o llegaría a ser una buena madre para mi hija.

¿Te arrepientes de haber tomado la decisión de seguir con tu embarazo?
No, jamás me podría arrepentir de haber seguido con esto y haber tenido a mi hija. Gracias a ella sé lo que es el amor de verdad.

¿Que sentiste al enterarte de que estabas embarazada?
Fue una sensación rara, una mezcla de vergüenza y miedo. Sabía que mi vida a partir de ese momento iba a cambiar para siempre, tenía que tener bien claro lo que quería hacer con mi vida, con nuestras vidas.

7 de febrero de 2014

El día a día de una madre adolescente y estudiante.

El principal reto para una madre es saber organizar su tiempo para poder hacer su vida, y estar con su hijo, y sin duda es una de las cosas que más me ha costado y me sigue costando a mi.
Es muy difícil acostumbrarse a madrugar tanto después de haber pasado toda una noche sin dormir con tu hijo en brazos, o querer tener un momento para ti, aunque sea para ducharte, y tener que hacerlo en 5 minutos porque tienes a tu hijo haciendo de las suyas y gritando mamá. Pero si ser madre es difícil, cuando se es madre, adolescente, y estudiante, todo a la vez, la dificultad se multiplica. Ya no sólo tienes que pensar en ti, si no en tu hijo, y dejar parte de tu vida de lado. Se acabaron esas tardes saliendo con tus amigos hasta tarde, esos fines de semana durmiendo hasta las 2 de la tarde, y tener tiempo hasta para despistarte con el vuelo de una mosca.
Mi día a día en muchos momentos llega a ser agobiante, aunque por suerte consigo sacar tiempo para todo, pero no estaría mal que el día tuviese una cuantas horitas más. Para que veais cómo es mi día a día, aquí os dejo un pequeño esquema.

-7:00 am. Suena el despertador, parece mentira que ya sea la hora de despertarse... Después de acostarme tarde la noche anterior por tener que estudiar o porque Claudia no se duerma parece que no he dormido nada, sigo teniendo el mismo sueño o incluso más que el día anterior. Me empiezo a vestir fuera de la habitación para no despertar a Claudia, hago mi cama, y ella se acaba despertando por si sola. La llevo al salón, la siento en su trona, la pongo los dibujos, y le hago su biberón. Se lo toma ella sola y así yo puedo seguir arreglándome y haciendo su cuna. Una vez que ha terminado de desayunar la visto, la cambio, se despierta mi madre, y se queda con ella para yo poder ir al instituto.
-8:30 am. Empiezan las clases, me esperan unas cuantas horas haciendo exámenes, o muriéndome de ganas por llegar a casa.
-15:00 pm. Llego a casa después de un largo día, pero esto no ha hecho más que empezar. Me alegro al ver a mi hija esperándome en la puerta, la abrazo todo lo fuerte que puedo, y me caliento la comida para poder comer yo. Claudia ya ha comido, come antes de que llegue yo para seguir con su horario de comer siempre pronto. Una vez que he comido recojo la mesa, y me pongo con Claudia a jugar, o a corretear por toda la casa.
-15:30 pm. Hora de la siesta, hora de la tranquilidad. Claudia se duerme la siesta, y ahora me toca a mi encerrarme a hacer deberes, a estudiar, escribir, estar con el ordenador, o simplemente, a relajarme.
-17:00 pm. Estoy en mi habitación y escucho un grito que dice... "¡Mamáaaaa!" Es Claudia, se ha despertado de su siesta. Dejo de estudiar o de hacer lo que esté haciendo, y me voy al salón con ella. Le dejo algunos juguetes en su parque, y si se entretiene yo puedo seguir haciendo mis cosas, o si no, me quedo con ella jugando juntas.
-17:30 pm. Se toma su merienda. Cuando le toca fruta o yogur se lo doy yo, y si le toca choped, quesitos, pavo... Se lo toma ella sola. Le cambio el pañal, y me quedo con ella.

24 de enero de 2014

14 meses: Pasito a pasito.

Claudia hace unas semanas hizo 14 meses. Según va creciendo va siendo más "independiente", ya juega sola con sus juguetes, se recorre la casa entera gateando sin que estemos detrás suya... Pero a la vez necesita más vigilancia y le gusta estar más conmigo, con su mamá, y rodeada de los demás.
Ya come completamente sola, de hecho sabe incluso pinchar con tenedor y beber de vaso como los adultos, aunque al final siempre acaba empapándose. Le encanta el pescado, y me alegro de que le guste, aunque en realidad le gusta cualquier tipo de comida, come absolutamente de todo y espero que siga siendo así por mucho tiempo.
Durante este último mes ha aprendido a hacer muchas cosa, entre ellas algunas divertidas, y otras muy especiales. Sabe encender mi móvil con el botón, y desbloquear la pantalla. Cuando quiere algo lo señala con el dedo, aunque yo intento que me diga lo que quiere exactamente, y así va aprendiendo a decir nuevas palabras y a saber lo que es cada cosa. Ha aprendido a decir no con la cabeza le digas lo que le digas: ¿Vamos a la calle? Y mueve la cabeza diciendo que no. ¿Te has hecho caca? Y mueve la cabeza. ¿Vamos a dormir? Y de nuevo, la mueve a toda velocidad diciendo que no. También cuando le decimos: ¿Cuántos añitos tienes? Saca un dedito y dice "uno, uno", sabe decir adiós con la manita, hola cuando ve a alguien, y decir a mi madre “yaya”, y a mi padre "yayo", a mi hermana “tata” o “nana”, a mi abuela le dice "abela" (abuela), a mi abuelo “abelo” (abuelo). Si ve a alguien llorar se acerca a esa persona y le da caricias en la cara, y mi padre le enseñó a gritar ¡gooool! Y a levantar los brazos, aunque ella acaba diciendo “¡oooool!”, pero está graciosísima.
Ya tiene 5 dientes, apunto de salirle el 6, y por suerte no ha vuelto a pasar malas noches o a sufrir por los dientes, aunque siempre dicen que los colmillos son lo peor. Cada vez que se ríe se le ven los dos de arriba y los dos de abajo, y me encanta la cara de conejito que se le pone.
Cada vez que nos ponemos a jugar con todos sus juguetes le gusta sacarlos todos, TODOS, y luego obviamente a quien le toca recoger todos esos juguetes tirados por el suelo es a mi, parece que ha pasado un huracán por la habitación de mi hermana cada vez que mi hija se pone ahí a jugar, aunque una cosa os digo, sabe dónde va cada juguete y suele dejar alguno en su sitio, de hecho hay una caja en la que dentro van piezas de diferentes tamaños y guarda todas, y si ve que falta alguna se pone a buscarla para guardarla.

10 de enero de 2014

Navidades mágicas.

Tenía muchísimas ganas de que llegase la Navidad, de poder descansar, de disfrutar al lado de mi hija, de ver todo decorado, y ver a mi hija feliz con sus regalos rodeada de toda mi familia. Y es que las navidades del año pasado fueron muy bonitas, fueron las primeras navidades al lado de mi hija aunque al ser recién nacida apenas pudimos disfrutarlas, pero sin duda estas han sido las mejores navidades de mi vida.
Una semana antes de que llegase Navidad empezamos a decorar la casa. A poner el árbol, las guirnaldas… Hace un año Claudia apenas veía con nitidez y tampoco se daba cuenta de qué era todo aquello, pero este año vi que disfrutó muchísimo jugando con las guirnaldas y viendo todo tan bonito y decorado, aunque había que tener mucho cuidado con el árbol, siempre iba hacia él para coger las bolitas. Cada vez que le preguntábamos que dónde estaba la Navidad señalaba hacia el árbol. Tanto mi hermana como yo tenemos un calcetín de Papá Noel, y yo quería uno pequeñito para Claudia. Mi padre no paraba de buscar por tiendas, hasta que un día trajo un calcetín pequeñito y precioso. Mi madre cosió el nombre de Claudia y empezó a formar parte de otro adorno más, que días después acabaría llenándose de chuches.
Compramos una pandereta para ella, y bueno, ya podéis imaginaros el ruido que había siempre en mi casa, pero ella tan feliz, dando palmas, bailando, y tocando su pandereta pequeñita. 
Una tarde fuimos a un centro comercial con mis padres y había un Rey Mago que se hacía fotos con los niños. Claudia no paraba de mirarlo, yo no me atrevía a que se hiciese una foto con él, ella era capaz de arrancarle la barba o ponerse a llorar asustada, pero al final mi madre me convenció, la pusimos en sus rodillas y, aunque no paraba de mirarle con una cara rarísima, la hicimos unas fotos preciosas con él. 
-En un abrir y cerrar de ojos llegó nochebuena. Nosotros esa noche la pasamos en casa de mis abuelos paternos con mi familia paterna, y al día siguiente, en Navidad, vamos a cenar a casa de mi familia materna por el cumpleaños de mi tía. Pensaba que esa noche Claudia daría mucha guerra y no nos dejaría cenar tranquilos, pero no fue así. Se comportó como una auténtica niña grande, sentada en su trona y comiendo con nosotros, comiendo ella sola con su tenedor y bebiéndose después sola su biberón, como digo, ya es toda una campeona. Después de cenar nos fuimos pronto a casa, esa noche iba a venir Papá Noel y había que irse a dormir pronto, pero ese día a Claudia no le apetecía nada dormir, ella quería seguir despierta como el resto, y esa noche todos disfrutamos bailando y cantando en casa la música que había en la televisión. Nos lo pasamos muy bien, hasta que ella acabó agotada y nos fuimos a dormir.