10 de enero de 2014

Navidades mágicas.

Tenía muchísimas ganas de que llegase la Navidad, de poder descansar, de disfrutar al lado de mi hija, de ver todo decorado, y ver a mi hija feliz con sus regalos rodeada de toda mi familia. Y es que las navidades del año pasado fueron muy bonitas, fueron las primeras navidades al lado de mi hija aunque al ser recién nacida apenas pudimos disfrutarlas, pero sin duda estas han sido las mejores navidades de mi vida.
Una semana antes de que llegase Navidad empezamos a decorar la casa. A poner el árbol, las guirnaldas… Hace un año Claudia apenas veía con nitidez y tampoco se daba cuenta de qué era todo aquello, pero este año vi que disfrutó muchísimo jugando con las guirnaldas y viendo todo tan bonito y decorado, aunque había que tener mucho cuidado con el árbol, siempre iba hacia él para coger las bolitas. Cada vez que le preguntábamos que dónde estaba la Navidad señalaba hacia el árbol. Tanto mi hermana como yo tenemos un calcetín de Papá Noel, y yo quería uno pequeñito para Claudia. Mi padre no paraba de buscar por tiendas, hasta que un día trajo un calcetín pequeñito y precioso. Mi madre cosió el nombre de Claudia y empezó a formar parte de otro adorno más, que días después acabaría llenándose de chuches.
Compramos una pandereta para ella, y bueno, ya podéis imaginaros el ruido que había siempre en mi casa, pero ella tan feliz, dando palmas, bailando, y tocando su pandereta pequeñita. 
Una tarde fuimos a un centro comercial con mis padres y había un Rey Mago que se hacía fotos con los niños. Claudia no paraba de mirarlo, yo no me atrevía a que se hiciese una foto con él, ella era capaz de arrancarle la barba o ponerse a llorar asustada, pero al final mi madre me convenció, la pusimos en sus rodillas y, aunque no paraba de mirarle con una cara rarísima, la hicimos unas fotos preciosas con él. 
-En un abrir y cerrar de ojos llegó nochebuena. Nosotros esa noche la pasamos en casa de mis abuelos paternos con mi familia paterna, y al día siguiente, en Navidad, vamos a cenar a casa de mi familia materna por el cumpleaños de mi tía. Pensaba que esa noche Claudia daría mucha guerra y no nos dejaría cenar tranquilos, pero no fue así. Se comportó como una auténtica niña grande, sentada en su trona y comiendo con nosotros, comiendo ella sola con su tenedor y bebiéndose después sola su biberón, como digo, ya es toda una campeona. Después de cenar nos fuimos pronto a casa, esa noche iba a venir Papá Noel y había que irse a dormir pronto, pero ese día a Claudia no le apetecía nada dormir, ella quería seguir despierta como el resto, y esa noche todos disfrutamos bailando y cantando en casa la música que había en la televisión. Nos lo pasamos muy bien, hasta que ella acabó agotada y nos fuimos a dormir.


-La mañana de Navidad nos despertamos todos muy temprano. En mi casa Papá Noel sólo trae regalos a los pequeños de la casa, y suele ser alguna tontería, pero este año Papá Noel se portó muy bien. A mi me trajo dos cajas de bombones y un reloj, y a Claudia por mi parte un cubo para meter piezas de diferentes formas, y por parte de mis padres un palo donde meter aros de diferentes tamaños. Claudia cuando vio tantos regalos se puso nerviosa, no sabía por dónde empezar. Por la tarde, como el año pasado, decidimos disfrazarnos ella y yo de Mamá Noel y hacernos una y mil fotos. Cuando fuimos a cenar con mi familia materna volvió a portarse genial, y por sorpresa descubrimos que Papá Noel había dejado otra cosita allí, unas horquillas y coleteros de Minnie Mouse.
-Poco a poco nos fuimos acercando a nochevieja, a un nuevo año, 2014, a dejar un maravilloso año atrás. Esa noche cenamos en casa de mi abuela materna con mi familia materna. No sabía si Claudia aguantaría hasta las 12 despierta o por lo contrario no nos dejaría tomarnos las uvas, pero en el momento en el que nos las tuvimos que comer ella seguía despierta, se quedó callada, mirándonos a todos cómo comíamos tan rápido y en silencio de golpe. Claudia no paraba de mirarme, me entraba la risa, seguro que pensaría algo tipo ¿pero estos qué hacen ahora? En cuanto me terminé todas, fui directa a darle a ella mi primer beso del 2014, bien fuerte y con ganas. Estuvimos un rato allí mientras Claudia no paraba de bailar, hasta que acabó durmiéndose en mis brazos, me encantó empezar el año así.
-Al final llegó el día de la cabalgata, el día 5 de enero fuimos a ver la cabalgata por primera vez con Claudia. El año pasado era recién nacida y no podíamos llevarla, pero este año estaba deseando que no lloviese para disfrutar con ella de ese día tan especial. Yo me lo pasé como una niña pequeña, fue una de las mejores cabalgatas. Tanto yo como mi hermana nos tiramos por el suelo y cogimos casi 300 caramelos, acabé con las rodillas empapadas pero me lo pasé en grande. Claudia estaba más atrás, cogida por mis padres y con mis abuelos, para que no le cayesen caramelos y la hiciesen daño. Estaba alucinada con todas las carrozas, había una que tenía una bola enorme y no paraba de verla. Ese día vi en sus ojos toda esa felicidad e ilusión típica de un niño pequeño y me transmitió una felicidad enorme. Al final la puse sobre mis hombros para terminar de verla, y cuando acabó fuimos a cenar a casa de mis abuelos, donde allí ya habían venido los Reyes. A mi me trajeron dinero y a Claudia una gallina con música, luces, y... Que caga bolas. Sí, es raro, pero metes unas bolas por un agujero y según vas arrastrando de ella mientras andas las va soltando por atrás. Esa noche mi hermana y Claudia estaban agotadas, a si que se acostaron pronto. Mis padres y yo pusimos todos los regalos bajo el árbol y cuando ellos se acostaron yo me levanté para dejarles el regalo que tenía para ellos. Nunca había comprado regalos para nadie, pero este año ellos se lo merecían. A mi madre le regalé una pulsera, y a mi padre un chándal. 
-Por fin llegó el 6 de enero, día de los Reyes Magos. Mi hermana se levantó temprano y nos levantó a todos, el salón estaba lleno de regalos y mi hija estaba que no sabía ni a donde mirar. Abrió su regalo con nervios, y cuando lo vio no podía ni mirarlo, le daba entre miedo y felicidad, era un Mickey enorme, pero al final acabó jugando con él y pasándoselo genial viendo cómo baila y canta. Cuando todos abrimos nuestros regalos desayunamos el roscón, y Claudia también lo probó, le encantaba. Más tarde como cada año nos fuimos a casa de mis tíos maternos, nos dimos los regalos, y después fuimos a casa de mis abuelos paternos con el resto de familia paterna. Comimos en un restaurante de allí y Claudia se volvió a portar fantásticamente. Me puse con ella en una esquina he iba comiendo pollo, pan, patatas... Al llegar a casa estábamos agotados, quitamos todos los adornos y Claudia no paraba de señalar el lugar donde estaba el árbol como diciendo: "¿dónde está la Navidad y las luces?" Sacamos todos sus juguetes que le habían traído y no sabía con cuál jugar, quería jugar con todos a la vez y estaba como loca, le habían regalado muchísimas cosas, más de las que me imaginaba. La gallina que mencioné anteriormente, un mickey mouse enorme que canta, baila y cuenta cuentos, aspitos, un paquete de dodotis, un gusilú para dormir que canta una nana y se le ilumina la cara, una muñeca de peluche que suena como si fuese un sonajero, un piano que es una granja con animales, luces y sonidos, una especie de "tablet" para bebés que tiene botones con luces y los sonidos de los animales, una mochila con colonia, cremas, y jabón para bebés, y un mickey mouse vestido de pijama que cuando le aprietas la tripa canta una nana y se le iluminan los mofletes. A mi una pulsera y unos pendientes de corazones de plata, chuches, otra pulsera de plata con tréboles pequeñitos y dinero. Como veis, este año los Reyes han venido cargaditos, pero mi hija siendo una niña tan buena y especial, no iba a ser para menos. 


El 2013 sin duda ha sido de los mejores años de mi vida. Ese año se me ha pasado volando, ha estado lleno de cosas buenas y sobretodo, de sonrisas, sus sonrisas. Ha sido el primer año al lado de mi hija, todo un año de avances, de sorpresas, de cosas nuevas, de sus mamá, de primeros pasos, de noches durmiendo juntas, de miradas que lo dicen todo, y en especial, me he dado cuenta de la gran familia que tengo. Es cierto que 2013 también ha tenido sus cosas malas, no todo podía ser de color de rosas. He perdido mucha gente, más de la que me esperaba, pero al igual que he desconocido gente que creía conocer, también he rehecho amistades del pasado, y he llegado a conocer gente a la que a día de hoy le tengo muchísimo cariño. He luchado por conseguir todo lo que me proponía y había veces que acababa explotando y no podía más, e incluso ha habido malas noticias que me dejaban noches sin dormir para luego quedarse en un simple susto. Pero si el 2013 ha sido uno de los mejores años que he vivido ha sido porque he visto a mi hija ser feliz, aprender, crecer, dejar de ser un bebé para convertirse en una niña, pero en mi niña pequeña, yo he madurado, he cambiado, he tenido que aprender a crecer y a ayudar a crecer, he tenido que aprender a ser madre adolescente y estudiante, una mezcla muy difícil. Pero sobretodo, he sonreído los 365 días del año, pero teniendo un motivo, mi hija, mi niña, mi amor, y mi vida, esa pequeñita que va corriendo a todas partes con sus dientecitos de ratón, esa ranita que convierte todos los malos momentos en buenos momentos, esa mirada que tanto me vuelve loca y que hace que entre otras mil, la suya sea especial. Y es que al final todo mi 2013 se resume en una palabra, ella.

4 comentarios :

  1. Jo, quede cositas le trajeron a Claudia! Que suerte tienen algunas eeh... Jejeje besos a las dos guapas! :)

    ResponderEliminar
  2. Que eres una madre genial. Desde aqui en Chile te mando saludos :) Leo todas tus entradas, y la verdad es que tu niña es un encanto, eres una madre perfecta para tu pequeñita, y sigue asi, que lo haces genial como mama! Saludos a las dos, y a los abuelos de claudia tambien, que deben estar encantadisimos con sus tres mujercitas. Saludos Lydia! Feliz navidad y año nuevo atrasados, va a ser un año geniañ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias cariño! Un beso muy grande, y feliz año para ti también <3

      Eliminar
  3. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiamos ambos blogs con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!! ^_^
    Emilia

    ResponderEliminar