24 de enero de 2014

14 meses: Pasito a pasito.

Claudia hace unas semanas hizo 14 meses. Según va creciendo va siendo más "independiente", ya juega sola con sus juguetes, se recorre la casa entera gateando sin que estemos detrás suya... Pero a la vez necesita más vigilancia y le gusta estar más conmigo, con su mamá, y rodeada de los demás.
Ya come completamente sola, de hecho sabe incluso pinchar con tenedor y beber de vaso como los adultos, aunque al final siempre acaba empapándose. Le encanta el pescado, y me alegro de que le guste, aunque en realidad le gusta cualquier tipo de comida, come absolutamente de todo y espero que siga siendo así por mucho tiempo.
Durante este último mes ha aprendido a hacer muchas cosa, entre ellas algunas divertidas, y otras muy especiales. Sabe encender mi móvil con el botón, y desbloquear la pantalla. Cuando quiere algo lo señala con el dedo, aunque yo intento que me diga lo que quiere exactamente, y así va aprendiendo a decir nuevas palabras y a saber lo que es cada cosa. Ha aprendido a decir no con la cabeza le digas lo que le digas: ¿Vamos a la calle? Y mueve la cabeza diciendo que no. ¿Te has hecho caca? Y mueve la cabeza. ¿Vamos a dormir? Y de nuevo, la mueve a toda velocidad diciendo que no. También cuando le decimos: ¿Cuántos añitos tienes? Saca un dedito y dice "uno, uno", sabe decir adiós con la manita, hola cuando ve a alguien, y decir a mi madre “yaya”, y a mi padre "yayo", a mi hermana “tata” o “nana”, a mi abuela le dice "abela" (abuela), a mi abuelo “abelo” (abuelo). Si ve a alguien llorar se acerca a esa persona y le da caricias en la cara, y mi padre le enseñó a gritar ¡gooool! Y a levantar los brazos, aunque ella acaba diciendo “¡oooool!”, pero está graciosísima.
Ya tiene 5 dientes, apunto de salirle el 6, y por suerte no ha vuelto a pasar malas noches o a sufrir por los dientes, aunque siempre dicen que los colmillos son lo peor. Cada vez que se ríe se le ven los dos de arriba y los dos de abajo, y me encanta la cara de conejito que se le pone.
Cada vez que nos ponemos a jugar con todos sus juguetes le gusta sacarlos todos, TODOS, y luego obviamente a quien le toca recoger todos esos juguetes tirados por el suelo es a mi, parece que ha pasado un huracán por la habitación de mi hermana cada vez que mi hija se pone ahí a jugar, aunque una cosa os digo, sabe dónde va cada juguete y suele dejar alguno en su sitio, de hecho hay una caja en la que dentro van piezas de diferentes tamaños y guarda todas, y si ve que falta alguna se pone a buscarla para guardarla.
Una de las cosas más especiales que han pasado es que hace unos días empezó a dar sus primeros pasitos sola, no sabéis lo contenta que me puse, mi niña empezó a dar sus primeros pasos a los 14 mesesAunque aún hay que estar detrás de ella porque coge velocidad o se tambalea y puede caerse, y a mi me da bastante miedo, pero todo niño pequeño acaba cayéndose una y otra vez y forma parte de su aprendizaje. Tengo todos los picos de la casa cubiertos para evitar sustos, un poco más y pongo colchonetas por todo el suelo. 
Todas las tarde me ponía unas horas a andar con ella hasta que poquito a poquito se iba soltando. Acababa con los riñones destrozados, pero saber que estaba ayudando a mi hija y enseñándola me hacía sentirme orgullosa. Cuando la solté por primera vez y vi esos pequeños pasos que daba se me iluminó la cara y me salió una sonrisa de oreja a oreja. Fueron pequeños pasitos, pero para ella y para mi eran los más grandes. 

Lo que siento cada vez que mi hija aprende a hacer algo nuevo no se puede explicar... Es una mezcla de felicidad, de orgullo, de alegría, de saber que lo estás haciendo bien, de saber que estás enseñando a un niño a crecer, es lo más maravilloso del mundo. Es como la primera patadita en la barriga, te hace sentirte la persona mas especial.  Esas primeras sonrisas, primeras palabras, su primer "mamá", primeros abrazos, primeros dientes, primeros pasos... Que se duerma en mis brazos escuchando mi corazón, y notar el ritmo de nuestros corazones sincronizados como cuando la notaba dentro de mi. Todas estas cosas, todos estos momentos, todas estas primeras veces, todas esas veces que me mira y me sonríe, que me llama mamá, me hace sentir que es mi otra mitad, que volvemos a ser uno, que no hay nada ni nadie más a parte de ella y yo.

1 comentario :