21 de febrero de 2014

Entrevista para una mamá adolescente.

Hace unas semanas una chica que también es mamá se puso en contacto conmigo para hacerme a mi, y a otras madres, una especie de entrevista para posteriormente, publicar algunas de las respuestas de todas nosotras en su blog y enseñar a los demás lo que es ser madre adolescente desde diferentes puntos de vista. Podéis verlo aquí. 
Yo en esta entrada os dejo todas mis respuestas a las preguntas que ella me hizo, espero que os gusten. 

¿Cómo te enteraste de que estabas embarazada? ¿Con quién estabas? ¿Cómo reaccionaste?
Me enteré un 12 de octubre, a las 11 de la mañana, en el hospital con mi padre.
Llevaba ya una temporada sospechando que estaba embarazada y tenía bastantes síntomas. En el fondo sabía que estaba embarazada, pero no quería admitir que lo estaba, así que decidí que un médico lo dijese por mí. Una noche le dije a mi madre lo que me estaba pasando y que me llevase al hospital. A la mañana siguiente me llevó mi padre y ahí nos enteramos.
Reaccioné mal, muy mal. Tenía miedo, no sabía qué hacer, no sabía lo que iba a pasar ahora con mi vida.

¿Cuál fue el motivo que te llevó a tomar la decisión de seguir adelante con tu embarazo?¿Tuviste miedo?
Algo dentro de mí me decía que ese bebé se acabaría convirtiendo en lo mejor de mi vida. Desde el momento en que me enteré de mi embarazo quería continuar con él. Era mi hija, mi sangre, y la primera vez que sentí sus pataditas empezó a crecer un sentimiento en mí.
Por supuesto que tenía miedo, tan sólo era una niña cuando me enteré de mi embarazo, ni siquiera sabía si podría continuar con mis estudios o llegaría a ser una buena madre para mi hija.

¿Te arrepientes de haber tomado la decisión de seguir con tu embarazo?
No, jamás me podría arrepentir de haber seguido con esto y haber tenido a mi hija. Gracias a ella sé lo que es el amor de verdad.

¿Que sentiste al enterarte de que estabas embarazada?
Fue una sensación rara, una mezcla de vergüenza y miedo. Sabía que mi vida a partir de ese momento iba a cambiar para siempre, tenía que tener bien claro lo que quería hacer con mi vida, con nuestras vidas.


Cuéntanos cómo fue la experiencia de la primera ecografía o de la primera vez que escuchaste el latido del corazón de tu bebé.
La primera ecografía que me hicieron fue cuando me enteré de mi embarazo. Me sorprendió mucho cuando me dijeron que ya estaba de 28 semanas, me dieron fotos de la ecografía y, aunque ese día me lo pasé entero llorando, no paraba de mirar esas fotos y de sentir cómo empezaba a quererla.
La primera vez que escuché su latido me pareció el sonido más bonito del mundo. Se escuchaba muy rápido, como cuando un caballo galopa velozmente. Nuestros corazones eran uno, iban al compás en ese momento. Sin duda fue un sonido que no olvidaré jamás.

¿Qué es lo que durante tu embarazo has echado más en falta?
Al enterarme tan tarde de mi embarazo hice prácticamente de todo, y comí de todo. Una vez que me enteré de mi embarazo ya tuve que empezar a cuidarme, y lo que más eché de menos fue el lomo, me encantaba, y en las comidas familiares me moría de ganas por comerlo.

¿Con cuántas semanas de gestación te enteraste de que estabas embarazada?
Me enteré con 28 semanas de gestación, 6 meses y medio aproximadamente. Me habría encantado haberme enterado mucho antes y haber disfrutado mi tripa hasta el final.

¿Por quién te has sentido más apoyada en esto del embarazo? ¿Por quién menos?
Mi madre, mi madre ha sido el apoyo más grande durante todo mi embarazo.
Ha habido muchas personas que pensé que me apoyarían, pero no lo acabaron haciendo.

¿Has tenido malas experiencias como insultos o daños psicológicos por el rechazo de la sociedad frente a la idea de ser mamá adolescente? Si ha sido así... ¿te ha afectado en algún comportamiento personal?
En persona nunca he recibido ningún insulto, o por lo menos yo no me he enterado. Por las redes sociales he recibido muchos insultos, pero me dan bastante igual. Mi yo antes de quedarse embarazada se habría hundido a la primera, pero ahora tengo un motivo para no hundirme.

¿Cómo es el cambio personal que habéis sentido al saber que ibais a ser madres? ¿Qué pensasteis que teníais que cambiar de vuestra vida radicalmente?
Desde que soy madre mi forma de pensar ha cambiado mucho. Ya no soy una niña, ahora soy una madre, y una madre conlleva responsabilidad, maduración, y pensar antes en tu hija que en ti. Ya no puedo hacer locuras que puedan hacer otras chicas de mi edad, no podré salir hasta las tantas de la noche porque tendré una hija en su cuna esperándome para que le de las buenas noches, pero no cambiaría mi vida de ahora siendo madre por la de una adolescente normal.

Cuenta que tal fue tu parto.
Eran las 17:00 de la tarde de un lunes 12 de noviembre. Empecé con dolores en los riñones muy fuertes, como patadas, fui al baño y vi que estaba machando hilitos de sangre. Fuimos todos al hospital y me dijeron que podría ser una infección de orina. Unas horas más tarde, después de haberme tenido ahí sin hacerme nada durante horas, a las 21:00 decidieron mirarme más a fondo, hasta que se dieron cuenta de que no se trataba de ninguna infección, sino que ya estaba de parto. Mi hija iba a nacer prematura, con 32 semanas y 4 días, sietemesina, ya estaba dilatada de 3 cm. Todos teníamos miedo de que las cosas saliesen mal, mi padre lloró muchísimo, y yo estaba con el corazón en la garganta. Me llevaron a otro hospital en ambulancia y las contracciones cada vez se hacían más fuertes y más duraderas. Dilataba muy rápido, decidí ponerme la epidural aunque apenas me doliesen las contracciones, me rompieron la bolsa, y en un abrir y cerrar de ojos ya estaba en paritorio. Toda mi familia me había acompañado durante mi parto, y mi madre entró al paritorio conmigo para apoyarme en cada momento. Mi hija al final nació a las 2:00 de la madrugada, de un martes 13 y se la llevaron en una incubadora corriendo a la UCI. Fue el mejor día de mi vida sin duda.

¿Te has sentido más vulnerable durante el embarazo, o por el contrario el ver como poco a poco estabas más cerca de la maternidad te ha hecho más fuerte?
Yo pasé un embarazo muy malo. Desde que me enteré de mi embarazo hasta el día de mi parto me pasaba prácticamente todos los días llorando, con disgustos, decepciones, y demasiado estrés… Pero con el paso del tiempo he podido ver como todo eso me ha acabado haciendo más fuerte.

¿Cómo se tomaron tus padres la noticia? ¿Y el resto de la familia?
Mis padres al principio se sintieron decepcionados, no se podrían creer que yo me hubiese quedado embarazada habiendo todos los medios que hay, pero siempre han estado ahí. Ellos mismo me dijeron que decidiese lo que decidiese me iban a apoyar, y así fue. Cuando les dije que quería continuar con el embarazo lo aceptaron perfectamente y se portaban muy bien conmigo y con mi tripita, y ahora son los mejores abuelos que mi hija podría tener. Ellos quieren mucho a su nieta, y mi hija les quiere a ellos.
Mi familia igual, lo aceptaron perfectamente desde el primer momento. El día que nos enteramos de mi embarazo llamamos a mi familia y por la tarde todos se presentaron en mi casa. Ayudaron a mis padres, y como todos ellos decían “podría haber sido algo peor, un bebé no es nada malo”.

¿Qué persona pensabas que te iba a apoyar y sin embargo, te ha decepcionado en ese aspecto?
Muchas personas, desgraciadamente no se puede tener el apoyo de todo el mundo en estos casos.

¿Qué sentisteis cuando le visteis por primera vez la cara a vuestro bebé?
Magia… Era mi hija, una palabra tan grande para una cosita tan pequeña. No me podía creer que tuviese a mi hija encima de mi pecho. Era pequeña, preciosa, y frágil, muy frágil.

¿Habéis tenido complicaciones en el embarazo? ¿Y en el parto?
Cuando estaba de 2 meses tuve una amenaza de aborto donde sangré bastante, yo obviamente no sabía que se trataba de eso, pensé que era mi regla, hasta que meses más tarde mi matrona me dijo que había sido eso.
En el parto la única complicación que tuve fue que fue prematuro. Me intentaron frenar las contracciones pero no hizo efecto, también me pincharon en los glúteos para desarrollar los pulmones de mi hija y prepararla al mundo.

¿Has temido por tu salud o por la de tu bebé?
Temí por la salud de mi hija cuando estaba en neonatos, cuando los médicos me decían que no había mejora y yo la veía tan mal. En esos momentos el mundo se me venía encima, no podía ser, mi hija tenía que ser fuerte, y yo tenía que serlo por ella.

¿Trabajáis, estudiáis, en definitiva: ¿qué planes de futuro tenéis?
Estoy estudiando 1º de bachillerato. Me encantaría en un futuro estudiar enfermería y posteriormente especializarme en obstetricia. Es un sueño que tengo, y pienso luchar por conseguirlo. Mi futuro lo veo al lado de mi hija, siendo felices las dos juntas.

¿Cómo se llaman vuestros bebés? ¿Por qué ese nombre?
Se llama Claudia. No tiene ningún “por qué”, en cuanto me enteré de mi embarazo tuve que buscar rápido un nombre que ponerle a mi hija. Encontré muchos por internet, pero el nombre de Claudia me enamoró. Un poco más y mi hija nace sin nombre.

¿En qué aspectos ha cambiado vuestra vida ahora que sois madres?
En todo, absolutamente todo. En mi forma de pensar, de ver la vida, de querer, de luchar, de esforzarme… Todo. No se sabe lo que es el amor de verdad hasta que se es madre por primera vez.

¿Qué opinas sobre el aborto? ¿Y sobre la nueva ley que han puesto ahora?
Yo estoy en contra del aborto sólo si has hecho la locura de  haber tenido relaciones sin protección. Si eres mayor para tener relaciones, también lo eres para hacerte cargo de tus consecuencias. Pero toda mujer deberíamos tener la opción de decidir qué hacer con ese bebé, que para algo es nuestro y somos nosotras quienes lo llevamos en nuestro interior, no el resto. Hay personas que no pueden mantener a ese bebé y no les queda otra que abortar, pero y si lo tiene… ¿Quién va a alimentar a ese bebé? ¿Los mismos que la obligaron a tenerlo? Nosotras parimos, nosotras decidimos.

¿Cómo has vivido, o estás viviendo tu embarazo?
El mes que tuve de embarazo lo intenté disfrutar al máximo, tocándome mi barriguita, sintiéndola, y relajándome con su movimiento, pero me habría gustado hacerme cientos de fotos y haber disfrutado de mi embarazo mucho más tiempo, al final se acaba echando de menos la tripita.

Ahora que sabéis lo que es ser mamá.. ¿Cómo es vuestra relación con vuestra madre? ¿Os arrepentís de ciertas cosas que ahora, al saber lo que se siente por un hijo, sabéis que estuvieron mal?
La relación que he tenido con mi madre siempre ha sido buena, nos solíamos contar de todo y nos respetábamos la una a la otra, pero desde que soy madre la veo de otra manera. Me siento más identificada con ella, la comprendo más y la quiero muchísimo más. Ahora sé todo lo que ella ha tenido que luchar por mí, y ahora me toca a mí hacerlo con mi hija.

¿Qué le dirías a la gente que dice que somos un mal ejemplo para la sociedad?
Y por el contrario, ¿crees que las madres adolescentes somos un ejemplo a seguir?
No entiendo por qué a las madres adolescentes se nos pone inmediatamente al lado de nuestro nombre el adjetivo “guarra”, u otros muchos peores. ¿Guarras por qué? ¿Por tener relaciones sexuales? Ni que fuésemos las únicas que las tenemos. Puede ser que una chica tenga 16 años, lo haga por primera vez con su pareja y por cualquier error se quede embarazada, pero también puede haber otra chica que lleve desde los 13 años haciéndolo con cualquiera y no se quede embarazada. ¿Por qué en estos dos casos la que quedaría como guarra sería la embarazada? No lo entiendo. No somos ningún mal ejemplo, ni por ser madres adolescentes seremos peores madres que otras que tenga 30 años. Nosotras hacemos lo mismo que cualquier otra madre hace, con más esfuerzo claro está.
Para mí no somos un ejemplo a seguir. Hay miles de madres adolescentes en el mundo y cada una hace el papel de madre que le corresponde. Nosotras decidimos que nuestra vida cambiase, decidimos seguir con el embarazo, pero no por ello somos mejor o peor que el resto, simplemente, tenemos una vida diferente a la de cualquier otra adolescente.

¿Qué es lo mejor de ser mamá? ¿Y lo peor?
Un bebé no es ningún juguete, no es un ahora me canso de él y le apago, no. Un hijo es estar las 24 horas del día con él, dejar de lado parte de tu vida, gastarte dinero en sus cosas en vez de tus caprichos, y no tener tiempo ni para respirar. Creo que eso es lo peor de ser madre, el tener que compaginar tu vida de adolescente, y en muchos casos estudiante a la vez, con la de un niño pequeño. Es muy difícil acostumbrarse a este tipo de rutina, a pensar en tu hijo antes que en ti y pasarte noches sin dormir porque está llorando, pero sin duda las cosas buenas superan las malas.
Lo mejor de ser madre es prácticamente todo. Esas veces que te dice mamá, que se te queda mirándote a los ojos y te sonríe, esas noches que le ves dormir a tu lado, que te abraza, que te hace reír, sus primeras veces, verle crecer a la vez que tú creces con él… Todos esos momentos que te hace sentirte especial, que te hace sentir que lo estás haciendo bien, que estás consiguiendo que tu hijo sea feliz contigo. Es una experiencia mágica, preciosa, e increíble. Es algo que yo por lo menos no cambiaría por nada del mundo.

No hay que rendirse cuando te enteras que vas a ser madre siendo tan sólo una adolescente, porque una vez que una vida empieza a crecer en tu interior, ya te está necesitando, ya necesita que tú seas feliz, y créeme, lo eres.

4 comentarios :

  1. Me encanta como redactas, encontré tu blog ayer por ask, aunque justo unas horas después te lo desactivaste, ya vi las razones, quizás deberías formatear el ordenador por si acaso ese alguien está teniendo acceso a todos tus datos y cuentas.
    Dejando eso a parte, decirte que me encanta tu blog y que te admiro por sacar una vida tan pequeña adelante con tan solo 16 años, eres muy fuerte.
    Y una curiosidad, no sé si quizás molesto, pero nunca nos hablaste de su padre, ¿Él no quiso hacerse cargo?

    ResponderEliminar
  2. hace tiempo que sigo tus aventuras con Claudia. Felicidades por tu fortaleza y olvídate de los que te critiquen por ser una madre joven. Ojaláa en unos años nos digas que ya estas en enfermeria y que te queda menos para conseguir ser obstetrata.

    aquí va un premio para tu blog:

    http://aprendiendoaserunasupermama.blogspot.com.es/2014/03/liebster-blog-awards.html

    ResponderEliminar
  3. yo no se si pertenezco a este blog yo he sido madre con 21 años, al mes de nacer mi hija cumpli 22.
    Muy buen blog, leyendo por internet llegue aqui. Si quisieras que nos pusieramos en contacto yo estoy de acuerdo en ello, un saludo .

    ResponderEliminar
  4. Me ayudo mucho este blog... me mandaron de tarea en el cole y esta muy bueno gracias :D

    ResponderEliminar