11 de abril de 2014

Un año con vosotros.

Sí, aunque parezca mentira este blog ya tiene un año. Un año en el que todos vosotros me habéis visto crecer, habéis visto crecer a mi hija, como poco a poco me iba convirtiendo en madre, habéis visto mi vida, mi día a día, experiencias juntas, momentos inolvidables, y todas las cosas que yo he querido contar por aquí. 
Este blog empezó como una forma de desahogo, de escribir mi historia. Había visto muchos blogs de otras madres adolescentes y no tan adolescentes, a si que dije, ¿y si hago yo uno con mi historia? Me encantaba escribir, a si que escribir aquí como si fuese un diario sería genial. Quería mostraros lo que realmente es la vida de una madre adolescente, sin cámaras delante, simplemente, desde mi propia experiencia, desde la realidad. Y quién sabe hasta dónde llegará este blog, pero si os soy sincera me haría ilusión que el día de mañana mi hija lo leyese.
Cuando esto comenzó pensaba que tan sólo me leerían 2 o 3 personas, total, ¿a quién le iba a importar lo que yo contase aquí? Pero estaba equivocada. Jamás me iba a imaginar que tantas personas de cualquier parte del mundo me iban a leer. De España, Venezuela, México, EEUU, Canadá, Argentina, India, Perú, Colombia, Francia, Chile, Rusia, Reino Unido, Irak... Parece mentira que gracias a internet lugares que parecen tan lejanos estén a un simple click.
Para los que llevan leyéndome desde el principio sabéis que las primeras semanas escribía dos entradas al día, pero poco a poco las ideas y las novedades iban disminuyendo. Luego empecé a escribir una vez a la semana, y ahora, una vez cada dos semanas.

Este blog después de más de un año ha pasado por muchos retoques, por muchos sustos, y por muchas ganas de borrarlo. No os podéis ni imaginar la de veces que me han entrado ganas de desactivarlo y no volver a escribir en él... Pero no, esta es mi forma de desahogo, esta es mi forma de acercarme a vosotros, esta es mi forma de contar mi historia y haceros ver cómo es mi vida en realidad, con sus partes buenas, y sus no tan buenas. Sé que hay gente que me lee sólo para hacer daño, para cotillear, o para reírse y luego sacar defectos, pero a todos esos les digo que yo sigo aquí, escribiendo, con mi hija, haciéndoles ver a todas esas personas que decían que no iba a ser capaz de ser madre que sí que lo estoy siendo, y que mi hija, como podéis ver, está creciendo feliz, con su madre. He recibido comentarios de compañeros, amigos, familiares, vecinos, profesores, madres jóvenes, madres adultas, he recibido comentarios vuestros, y todos y cada uno de esos mensajes me sacaban una sonrisa, me hacían querer seguir aquí, a si que ahora es cuando me toca daros las gracias.
Gracias por estar ahí, leyéndome, mandándome mensajes de apoyo cuando las cosas iban mal, sonriendo con cada foto, con cada entrada, llorando incluso de emoción. Gracias por hacer que esto haya crecido tanto, por hacerme sonreír, y por confiar en mi. Gracias por leerme cada vez que escribo algo, por ser sinceros y obviamente, por el apoyo y consejos que me dais siempre desde que os enterasteis de mi historia. Gracias por estas más de 100.000 visitas en un año. Si esto sigue en pie es gracias a vosotros, y creerme, lo seguirá por mucho tiempo.  Gracias, de verdad, por acompañarme en esta bonita aventura. 

2 comentarios :

  1. Yo no llevo leyendote desde el principio, pero cuando te descubrí, me encanto. Eres genial y mientras sigas escribiendo, nosotros te seguiremos leyendo.Me ha encantado la entrada. Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Lidia me alegro un montón de que todo te vaya bien, me identifico contigo en lo del blog porque muchísimas veces me entran ganas de desactivarlo, es más tan solo lo tengo para entretenerme porque tampoco tengo público.. jeje Eres muy buena madre y muy dulce seguro que sacas a tu hija adelante muy sana y con una buena educación :) Te lo mereces todo, un besito!

    ResponderEliminar