4 de septiembre de 2014

¡Que corra la tinta!

Sí, como dice el título, hace unos días volví a sentir cómo entraba la tinta en mi piel. El 2 de septiembre me hice un nuevo tatuaje.
Ya os conté cómo fue mi experiencia con mi primer tatuaje (podéis leerla aquí). Fue en la muñeca y era el nombre de mi hija junto al día que nació. Al igual que compartí con vosotros esa experiencia también quiero compartir esta nueva.



Cuando me hice mi primer tatuaje y descubrí cómo era todo ese mundo me enganché por completo. Escuchar el ruido de la máquina tatuadora, tocar un tatuaje recién hecho, ver el resultado final, sentir la tinta en mi piel, e incluso el dolor llega a ser adictivo. Para aquellos que no tienen ningún tatuaje no entenderán el por qué de esto, pensaréis que estoy loca, ¿a quién le va a gustar sentir cómo una aguja te va penetrando la piel? Pero todos los que tengan algún tatuaje sabrán que esto es cierto. Una vez que te haces un tatuaje ya no hay quien te pare, y eso sucedió y sucede conmigo.
Hace meses pensé en hacerme un tatuaje por mis padres y por mi hermana, ellos al igual que mi hija son un pilar muy grande en mi vida y quería tenerlos marcados en mi piel para siempre. Esta vez no quería tatuarme un nombre, ahora quería un dibujo, un diseño bonito pero que tuviese un gran significado para mi y me hiciese recordarlos, hasta que me decidí por lo que quería.
A finales de agosto fui a pedir cita. Fui al mismo local en el que me hice el anterior tatuaje, me gustaban sus diseños, su trato con el cliente, lo cuidado que lo tenían todo, su técnica, la última vez me aportó confianza, etc, pero cuando entré a su tienda me sorprendí. Lo habían reformado todo, ahora había 2 plantas y era enorme, con un decorado fantástico, como aquellos sitios americanos de tatuajes que salen en series de televisión... Estaba genial. 
En un principio me iban a dar cita para el día 3 de septiembre, justo un año después de mi primer tatuaje, pero al final lo adelantaron un día y me dieron cita para el 2 de septiembre a las 6 de la tarde.
Desde que salí de la tienda hasta el día en el que me hice el tatuaje parecía un flan de los nervios que tenía, de hecho creo que esta vez he estado más nerviosa que la anterior. Cuando llegó el día avisé a una amiga y fuimos directas para la tienda. Me enseñaron el diseño hecho por ellos, me encantó, y estuvimos esperando unos minutos hasta que prepararon todo. Quería tatuarme una enredadera con dos flores por mis padres y una mariposa por mi hermana, en el tobillo izquierdo. Me dijeron que el precio estaría entre 80€ - 120€, y al final me lo cobraron a 100€, teniendo en cuenta que no es pequeño y se usan colores el precio está bastante bien.
Mi sorpresa llegó cuando le dijeron a mi amiga que no iba a poder entrar conmigo, que tenía que entrar yo sola. Mis nervios aumentaron ¿y si me mareo? ¿Y si no aguanto el dolor? ¿Y si mi amiga se va? No podía más.
Subí arriba con el tatuador, entramos en un cuartito, me senté en una camilla, puso música y comenzamos. El tatuaje era en el tobillo, y las posturas en las que tenía que estar eran muy incómodas, tanto que se me acabaron durmiendo todos los brazos y el tobillo me dolía (y me duele) como cuando te haces un esguince.
Mi tatuaje es a color. Mientras hacía las líneas en negro el dolor era soportable, aunque por la zona del pie tenía que respirar hondo, eran zonas donde dolía bastante. La mariposa sin embargo ni la noté. Yo llevaba un chicle porque había leído por Internet que masticar chicle calmaba el dolor, y era cierto, lo calmaba un poco pero obviamente no lo hacía desaparecer. Cuando se acercaba al hueso me daban pequeños "espasmos" y mi pierna se movía, tenía que mantenerme concentrada para no moverme, pero era imposible. Estuvimos más de una hora sin parar y yo ya estaba cansada, cada vez empezaba a doler más y quería que acabásemos ya. Cuando terminó de hacer las líneas y de tatuar todo lo que llevaba color negro hicimos un descanso de 5 minutos antes de empezar con el color. Así que bajamos para abajo, me quedé con mi amiga, le conté cómo lo estaba llevando, y en un abrir y cerrar de ojos me volví a subir para arriba. El color fue lo más doloroso de todo, se soportaba sí, pero era un dolor horrible, como si te quemasen esa zona directamente con un mechero y te clavasen cientos de agujas a la vez. Notaba cómo todas esas agujas raspaban mi piel y la iban sustituyendo por diferentes colores. Pero casi 2 horas después de haber empezado con mi tatuaje, lo terminó.
El resultado me encanta, me gusta muchísimo cómo ha quedado tanto el tamaño, como los colores, como el lugar donde está situado. Todo ese dolor valió la pena y, aunque parezca de locos, ya estoy pensando en cuál será mi próximo tatuaje.



Ahora muchos pensaréis, ¿pero tu tatuaje tiene algún significado? Sí, personalmente pienso que los tatuajes son cosas muy serias que no se deben hacer a la ligera, cuando te tatúas algo debe ser porque te gusta y tiene un significado especial para ti. Si te tatúas algo por moda o simplemente porque quede bonito es muy probable que te acabes arrepintiendo de él, recordad que estas cosas son para toda la vida. Todos mis tatuajes tienen y tendrán un significado.
-La enredadera: La enredadera me representa a mi, tiene un significado relacionado con el crecimiento, la fortaleza y la buena suerte. Todas las enredaderas siguen creciendo a pesar de los obstáculos que se les pongan por delante, y así soy yo.
-Las flores: Las flores son por mi padre y por mi madre, están unidas a la enredadera dando a entender que mis padres están unidos a mi y forman mi vida, haciéndola florecer.
-La mariposa: Una mariposa representa sencillez, libertad, belleza, delicadeza, fragilidad, etc, como mi hermana. Por eso la mariposa es por ella. Tanto la mariposa como las flores están a color porque ellos dan color a mi vida.


Los cuidados de un tatuaje suelen variar dependiendo del tamaño y de la zona en la que se ha hecho. Cada tatuador os explicará una forma de curación diferente, pero esta es la que yo he llevado para ambos tatuajes y al menos con el de la muñeca me ha ido genial, espero que con el del tobillo igual.
• Para empezar nada más terminar un tatuaje el tatuador te pondrá un film transparente como el que muchas madres tienen en las cocinas junto con esparadrapo para que no se despegue. Esto se pone para que no entre ningún tipo de bacteria al tatuaje porque, si no lo sabéis, un tatuaje es una herida y hay que protegerlo para evitar infecciones. De la misma forma que una herida sangra un tatuaje también, lo digo para aquellos que tengan cierto asco a la sangre, para que no miren mientras se lo están haciendo.
• Al pasar una hora - 2 horas tienes que hacer la primera cura en tu casa. Te lavas las manos con agua y jabón (NUNCA TOCAR UN TATUAJE RECIÉN HECHO CON LAS MANOS SUCIAS), quitar el film transparente y empezar a lavar el tatuaje.
• Un tatuaje se lava con tus propias manos mojándolo con agua y limpiándolo con jabón. El jabón debe ser neutro, sin perfume, y preferiblemente con el jabón que usáis cuando os ducháis, porque vuestra piel ya está acostumbrada y así nos evitamos posibles alergias.
• Una vez que lo hemos lavado retiramos todo el jabón que quede y para secarlo usamos papel de cocina dando pequeños toquecitos en la piel mojada (nunca arrastrar o rascar, así nos evitamos arrancar costras o irritar más la piel).
• Después de estar completamente seco aplicamos una crema regeneradora. Los tatuadores suelen recomendar vaselina o Bepanthol especial para tatuajes. La crema hay que expandirla bien, el tatuaje debe quedar brillante y no un pegote blanco de crema.
• Yo personalmente los primeros dos días después de curarlo me volvía a poner un film transparente, pero esto depende del consejo que os de vuestro tatuador. Algunos os dirán que no lo tapéis y otros os dirán que lo llevéis más días tapados, pero al final lo más recomendable siempre es dejarlo al aire libre para que nuestra piel transpire y el tatuaje cure mejor. Debe lavarse cada 8 horas y curarlo siempre antes de irse a dormir.
• Es normal que un tatuaje mientras esté curándose os pique, pero NUNCA debéis rascaros porque podéis arrancar las costras que os salgan y destrozaros el tatuaje. Hay que dejar que las costras salgan solas y si pica, sopláis.
• Obviamente las primeras semanas deberéis evitar ir a piscinas, lagos, saunas y la exposición directa del sol que puede dañar los colores de vuestro tatuaje. Por lo demás podéis seguir duchándoos sin problemas (aunque evitando que el tatuaje se empape mucho) y en unas semanas el tatuaje estará completamente curado.

Y vosotros, ¿qué tatuajes tenéis u os gustaría tener? ¡QUE CORRA LA TINTA!

9 comentarios :

  1. Yo me voy a tatuar el nombre de mi terremoto en la zona de debajo del hombrom me da un poquillo de miedo pero necesito tener ese tatuaje!! Besitos y el tatuaje es precioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues muchísima suerte! Si te lo haces espero ver una foto, seguro que queda precioso :)

      Eliminar
  2. Te volverá a doler igual cuando te lo repases? #

    ResponderEliminar
  3. Cuanto tiempo tiene que pasar para que te lo repasen?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta que cure completamente, más o menos un mes.
      Cuando pase un mes vas a la tienda donde te hiciste el tatuaje para que te lo miren, y ellos dirán cuándo puedes hacerte el repaso.

      Eliminar
  4. Me encanta como has hecho la entrada, separando los diferentes apartados, muy chula ;) Yo tengo pensado en un futuro hacerme uno en la muñeca, pero esperaré unos años a encontrar algo que de verdad valga la pena escribir en mi piel para siempre.

    ResponderEliminar
  5. Te entiendo perfectamente cuando dices que son adictivos, pues en un año y unos meses ya tengo 6 tatuajes y seguramente caerán más. A mi mi tatuador siempre me recomienda que lo deje el mayor tiempo posible destapado, aguanto muy bien el dolor y eso que algunas de las zonas donde estoy tatuada son las peores, muchas veces no hizo falta ponerme el film. Me encanta saber que hay mas gente que comparte mi forma de pensar respecto a los tatuajes y me encanta ver como poco a poco te vas llenando la piel de ellos. Un beso enorme para ti, para Claudia, para tus padres y para tu hermana. Tienen mucha suerte contigo♡

    ResponderEliminar
  6. Que bonito! Es muy sabio por tu parte decidir hacer tatuajes con significado. Yo tengo uno, una mariposa con tres estrellas en el hombro izquierdo, y me encantaba! pero para mí dejó de tener sentido, ya que es una tatuaje falto de significado que me hice con 16 años porque, simplemente, quería un tatuaje. Una tontería... ahora con 23 me doi cuenta (y puede que mucho antes jaja)
    Es verdad lo que dices, lo de que tatuar enganchar... para mi es arte. Adoro los tatuajes, y de echo ya tengo dos en mente, con muchísimo significado esta vez.

    Un besito :)

    laetitiafreestyle.blogspot.com.es

    ResponderEliminar